Ruta 8

De la isla de Reichenau a Steingaden

Nuestra última ruta discurre por el sur de Alemania, donde visitamos sitio del Patrimonio Mundial junto al agua y en las montañas. Visitaremos una isla en el lago de Constanza, un sitio arqueológico subacuático y una pequeña iglesia convertida en icono de la historia del arte.

Iniciamos nuestro viaje en la isla más grande del lago de Constanza, la isla de Reichenau. San Pirminius, un misionero cristiano, fundó un monasterio benedictino en esta isla de verdes campos en el siglo VIII. A lo largo de los 300 años siguientes, el monasterio se convertiría en uno de los más poderosos del sur de Alemania. La Isla monástica de Reichenau da testimonio del importante papel religioso y cultural que tuvieron los monasterios benedictinos en la Edad Media, por lo que fue declarada sitio del Patrimonio Mundial en el año 2000.

Al Patrimonio Mundial pertenecen las tres iglesias románicas de la isla. La Iglesia de Santa María, ubicada en la localidad de Mittelzell, es la más grande y antigua. En la Iglesia de San Pedro y San Pablo, en Niederzell, los monjes benedictinos dejaron un fabuloso legado histórico-artístico. Las monumentales pinturas murales del altar de esta iglesia se remontan al siglo XII. Aún más antiguos son los frescos de la Iglesia de San Jorge, en Oberzell: constituyen el único ejemplo que se conserva de pintura mural completa del siglo X en una iglesia al norte de los Alpes.

En nuestro siguiente destino descubrimos un sitio del Patrimonio Mundial sumergido en el agua: los Palafitos prehistóricos de Unteruhldingen, en el lago de Constanza. Los pilotes de madera bajo el agua son el último vestigio de las viviendas que una vez se construyeron sobre la superficie del lago. Este particular sistema de construcción daba forma a un antiguo tipo de asentamiento que ofrecía al hombre protección contra los enemigos y los depredadores. El poblado palafítico de Unteruhldingen es considerado además uno de los asentamientos fijos más importantes de la Edad de Bronce final, período comprendido entre los años 1300 y 800 a. C. En 1922 se inició la reconstrucción de algunos de los palafitos tras una serie de excavaciones arqueológicas. Hoy, estas viviendas nos dan una idea del estilo de vida de las sociedades prehistóricas que ocupaban los asentamientos construidos en el lago de Constanza. Desde 2011, 17 asentamientos palafíticos ubicados en Baden-Wurtemberg y Baviera se cuentan entre el total de 111 hallazgos dispersos en varios países incluidos en la lista del Patrimonio Mundial bajo el nombre de “Palafitos del entorno de los Alpes”.

Nuestra octava y última ruta de descubrimiento del Patrimonio Mundial concluye cerca de la localidad de Steingaden, situada unos 150 kilómetros al este del lago de Constanza. La Iglesia de peregrinación de Wies se eleva en medio de un paisaje de verdes prados con los Alpes al fondo. Esta iglesia barroca, en la que aún se celebran misas, fue proclamada sitio del Patrimonio de la Humanidad en 1983. Su construcción se inició en 1745 por encargo del Monasterio de Steingaden. La opulencia y elegancia de las guirnaldas de estuco doradas que decoran el interior son incomparables. El alegre fresco del techo de la cúpula es mundialmente conocido y corona el espacio elíptico del templo. La Iglesia de Wies es considerada la quintaesencia del rococó bávaro. El joven abad Marinus, que encargó la construcción de la iglesia, dijo: “En este lugar habita la dicha, el corazón encuentra aquí la paz”.