Ruta 1

Desde el Mar de las Wadden hasta Stralsund

Comenzamos nuestro viaje en un mundo de extremos: el Mar de las Wadden. Más de 10.000 kilómetros cuadrados se extiende este paisaje, entre islas, islotes y la costa del Mar del Norte. El paisaje cambia de aspecto cada hora. Dos veces al día, el nivel del mar asciende entre dos y tres metros y medio. Sólo entonces pueden navegar los barcos que comunican a las islas con el continente. El ritmo de las mareas debe ser considerado a la hora de planear un viaje. La marea baja marca el inicio de la aventura: los lodazales pueden recorrerse con un carruaje o a pie. Eso sí, ¡siempre en compañía de un guía!

La siguiente parada es Bremen, la primera de cinco ciudades hanseáticas en nuestra ruta. Bremen formó parte de la Liga Hanseática, la poderosa federación de ciudades alemanas y comunidades de comerciantes del Medioevo. Con medio millón de habitantes, es la décima ciudad de Alemania en tamaño. En 2004, el ayuntamiento y la estatua de Rolando en la plaza del mercado fueron incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad. Ambos simbolizan la lucha de sus habitantes por la libertad. En la arquitectura del ayuntamiento, los visitantes pueden apreciar todas las fases del desarrollo social de esta ciudad desde el siglo XV. Esto hace que el ayuntamiento de Bremen sea una construcción única en Europa.

En el ala oeste del ayuntamiento se dejan ver los “ciudadanos” más prominentes de la ciudad: los músicos de Bremen. Una estatua de bronce con sus figuras perpetúa el recuerdo de los personajes creados por los hermanos Grimm. ¡Se dice que tocar las dos patas delanteras del asno trae suerte!

En 2015, la Speicherstadt, el barrio Kontorhaus y la Casa de Chile, pertenecientes al puerto de Hamburgo, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad. La Speicherstadt fue construida entre 1885 y 1927 al estilo neogótico en ladrillo y es el complejo de almacenes más grande del mundo sobre pilotes de roble. Aquí se guardaban mercancías tales como café, té, especias y alfombras orientales. Hoy cada vez más empresas de servicios se trasladan a estos viejos almacenes. En la Speicherstadt hay muchos canales, que de noche, están iluminados por 1.1000 luces, y por donde puede hacerse un pequeño recorrido en barco.

Colindando con la Speicherstadt, en el barrio Kontorhaus los comerciantes de Hamburgo construyeron sus edificios de oficinas. El más sobresaliente es la Casa de Chile, finalizado en 1924 al estilo expresionista en ladrillo. Su forma es una reminiscencia de la proa de una nave.

Del Mar del Norte pasamos al Báltico. Vamos a la ciudad de Lübeck. En 1987, el centro histórico de “la reina de la Hansa” fue el primero en el norte de Alemania en ser declarado Patrimonio de la Humanidad en su totalidad. La zona antigua de la ciudad está situada sobre una isla. Siete torres de iglesias le proporcionan una silueta única a la ciudad. Los viejos edificios, callejones y patios son vigilados desde las alturas por la puerta fortificada de Holstentor, que, con sus gruesos muros, no sólo es un emblema de Lübeck, sino de toda Alemania.

Lübeck está orgullosa de sus tres premios Nobel: la ciudad le ha dedicado sendos museos al canciller Willy Brandt y a los escritores Thomas Mann y Günter Grass. El visitante no debe dejar de probar el mazapán hecho en Lübeck, un producto de larga tradición.

No muy lejos de Lübeck se encuentra la ciudad hanseática de Wismar, que fascina a sus visitantes por su arquitectura, un estilo conocido como “gótico de ladrillo”, muy difundido en el norte de Alemania. Tanto las iglesias como los edificios seculares están hechos con el típico ladrillo rojo de la región.

Stralsund y Wismar, a 150 kilómetros de distancia una de otra, fueron declaradas sitios del Patrimonio de la Humanidad al mismo tiempo, en el año 2002. Nos permiten saber qué aspecto tenían las ciudades de la Hansa en el siglo XIV, cuando floreció esa alianza comercial, porque cuidaron con esmero los rastros que la Edad Media dejó en sus centros históricos. De hecho, Wismar es la única ciudad en el sur del Báltico de ese tamaño conservada en toda su dimensión con los rasgos arquitectónicos de una ciudad hanseática.