Ocho preguntas a…

Meinrad Maria Grewenig, director general del sitio del Patrimonio Mundial “Fábrica siderúrgica de Völklingen”

En una visita a la Fábrica siderúrgica de Völklingen, ¿qué no debería perderme?

Por nada del mundo hay que perderse el Science Center de la siderúrgica de Völklingen. Aquí se explica a los visitantes cada uno de los pasos del proceso de producción en una planta siderúrgica. Uno de los mayores desafíos de los ingenieros de la época era cómo transportar cantidades inimaginables de material y materias primas a través de las diferentes fases de producción. El visitante tiene la posibilidad de participar de forma lúdica en la resolución de problemas.

¿Qué le gusta más del lugar?

Los numerosos y variados eventos y proyectos expositivos que se organizan en la Fábrica siderúrgica de Völklingen.

¿Tiene alguna recomendación especial?

El “Paraíso”. Así es como llamamos al espacio situado entre el antiguo conjunto de altos hornos y el río Sarre. Se trata de un área de más de 30.000 metros cuadrados en la que se han habilitado espacios de recreo y largos senderos. Desde aquí se goza de vistas totalmente nuevas de la siderúrgica.

¿Qué lo impresionó en su primera visita?

El potencial creativo y las posibilidades de futuro que ofrece esta enorme planta industrial totalmente conservada y fuera de servicio.

¿En qué estación del año es más bonito este lugar?

En realidad, cada estación del año tiene su encanto. En invierno destacaría los interiores cubiertos de la fábrica, y en verano, los extensísimos espacios al aire libre del recinto.

¿Qué más debería ver aquí?

No hay que perderse los conciertos de música clásica o jazz que se organizan regularmente.

El recorrido abre el apetito. ¿Qué especialidad regional debería probar?

A los visitantes que no son del Sarre les recomiendo una especialidad regional denominada “Hoorische”. Son una especie de albóndigas alargadas hechas de patata cruda que se sirven normalmente con chucrut y salsa de nata y tocino. Para acompañarlas, nada mejor que una cerveza del Sarre o un vino de la región del alto Mosela.

¿Qué otro sitio del Patrimonio de la Humanidad le gustaría visitar?

La Gran Barrera de Coral en Australia.

Meinrad Maria Grewenig

es director general y máximo responsable de la gestión del sitio del Patrimonio Mundial la Fábrica siderúrgica de Völklingen desde 1999.

Anteriormente, el historiador y arqueólogo fue director adjunto de varios museos en el estado del Sarre, de donde es originario. Además preside la Fundación del Patrimonio Cultural del Estado del Sarre desde 2011.