Ocho preguntas a…

Egon Schallmayer, director del Museo de Saalburg

En una visita al Limes, ¿qué no debería perderme?

En realidad, quien visita el Limes no debería perderse nada de lo que ofrece Saalburg. Ni las diferentes secciones de la fortaleza reconstruida, ni la multifacética y pedagógica oferta de los museos, así como tampoco el paisaje natural del lugar, con la cadena montañosa del Taunus.

¿Qué le gusta más del lugar?

Especialmente impactante me parece la forma en que está integrada la fortificación al paisaje natural, y el encanto que emana cada construcción, así como la fortificación en su totalidad. Además, me fascinan los muchos encuentros con gente aquí, en Saalburg, y su interés por la historia en general, y en particular por la historia del antiguo Imperio Romano.

¿Tiene alguna recomendación especial?

Hay bastantes recomendaciones. Algunas de ellas: visitas guiadas sobre un tema específico, por ejemplo sobre el antiguo culto a los dioses, o acerca de la historia de la investigación arqueológica en Saalburg. Muy recomendables son los días dedicados a las familias, que invitan a hacer descubrimientos y a participar. O una visita guiada al atardecer en días calurosos, y también cuando el frío hace rechinar los dientes.

¿Qué lo impresionó en su primera visita?

Durante mi primera visita a Saalburg me impresionó sobre todo el portal principal de la fortaleza, así como la muralla, que surgen inesperadamente del el bosque. También me fascinan hasta hoy las grandes construcciones en el interior del castillo, como el edificio de los jefes militares o los silos. Gracias a los numerosos hallazgos arqueológicos de objetos de metal, cerámica, huesos y madera pude comprender la vida en esa época y en este lugar con todos mis sentidos. La primera impresión fue tan perdurable que decidí dedicarme durante mi vida profesional a la arqueología y, sobre todo, a la historia del Imperio Romano. Acceder a una parte de la historia integrada de ese modo al paisaje, algo alejado del ajetreo cotidiano, es para mí algo muy especial.

¿En qué estación del año es más bonito este lugar?

En otoño, los magníficos colores del parque arqueológico, con sus diferentes especies de árboles y arbustos. En primavera, el inicio de la floración. En invierno, dar un paseo por la nieve en torno a la fortificación romana. Todo eso me gusta y tiene su encanto y su atractivo propio.

¿Qué más debería ver aquí?

Además de la fortaleza, no se debe perder oportunidad de dar una caminata a lo largo del limes. Pero también vale la pena ver el paisaje alrededor del castillo, el Parque de Hesse, que está al pie del Saalburg, así como las casas de entramado, y visitar la antigua ciudad de Bad Homburg, con sus baños medicinales.

El recorrido abre el apetito. ¿Qué especialidad regional debería probar?

Las especialidades de Hesse son la Salsa Verde, el Vino de Manzanas y el Queso con Música, un queso sazonado con una marinada de cebollas, comino, vinagre y aceite. Dado que Saalburg perteneció al Imperio Romano, aquí hay también muchos platos cuya receta original era romana.

¿Qué otro sitio del Patrimonio de la Humanidad le gustaría visitar?

El mausoleo del Taj Mahal, en la India.

Egon Schallmayer

es considerado uno de los más afamados expertos en el área científica de investigación del limes.

Nació en 1951 en Ober-Roden y es profesor de Arqueología. En el transcurso de su vida profesional dirigió numerosas excavaciones arqueológicas. Dirige desde 1995 el Museo de Saalburgo, en Bad Homburg, un museo arqueológico ubicado en una antigua fortaleza romana del Limes de la Alta Germania-Retia.