Ocho preguntas a…

Bárbara Schock-Werner, maestra de obras de la catedral de Colonia.

En una visita a la catedral de Colonia, ¿qué no debería perderme?

Asistir a una misa y visitar las excavaciones arqueológicas debajo de la catedral.

¿Qué le gusta más del lugar?

El fantástico espacio interior.

¿Tiene alguna recomendación especial?

Visitar sin falta la Cámara del Tesoro de la catedral. Aún hoy es considerada el museo religioso más hermoso de Alemania.

¿Qué la impresionó en su primera visita?

El imponente tamaño de la construcción.

¿En qué estación del año es más bonito este lugar?

Cuando brilla el sol en invierno es cuando el interior de la catedral tiene la luz más hermosa; pero, naturalmente, el interior también es impresionante en verano, o temprano por la mañana, cuando sale el sol, a las 6:30.

¿Qué más debería ver aquí?

Algunas de las iglesias románicas, sobre todo la de San Gereón.

El recorrido abre el apetito. ¿Qué especialidad regional debería probar?

El asado agridulce renano o “Himmel und Äd”, es decir “Cielo y Tierra”, un platillo a base de manzanas y papas.

¿Qué otro sitio del Patrimonio de la Humanidad le gustaría visitar?

La Isla monástica de Reichenau.

Barbara Schock-Werner

creció en las cercanías de Stuttgart.

Estudió arquitectura y se especializó en la protección de monumentos. Paralelamente a su trabajo como arquitecta comenzó a estudiar historia del arte e historia. Luego se desempeñó como docente en las materias de historia del arte, arquitectura y diseño, y finalmente como profesora en la universidad de Erlangen. Desde 1999 dirige las obras de mantenimiento de la catedral de Colonia, Patrimonio de la Humanidad.

 

Bingen

65 km

Coblenza

97 km

Brühl

20 km

Colonia

71 km

Aquisgrán

128 km

Essen