Ocho preguntas a…

Monseñor Helmut Poqué, preboste de la catedral de Aquisgrán.

En una visita a la catedral de Aquisgrán, ¿qué no debería perderme?

La catedral de Aquisgrán, la iglesia de Santa María de Carlomagno, tiene una historia rica en acontecimientos. Muchos de los elementos de su interior tienen especial significación: el edificio central carolingio, con el altar como punto central; la tumba de Carlomagno; el relicario de Santa María y el trono de Carlomagno. Para apreciar mejor estos tesoros, recomendaría tomar parte en una de las numerosas visitas guiadas que se llevan a cabo diariamente.

¿Qué le gusta más del lugar?

La peculiar atmósfera, sin parangón, ligada a la catedral de Aquisgrán. Lo que me fascina hasta el día de hoy es la historia de más de 1.200 años que tiene esta iglesia.

¿Tiene alguna recomendación especial?

Mi recomendación se refiere a la luz dentro de la catedral: temprano en la mañana y al atardecer, la iglesia presenta en su interior una luz que crea una atmósfera muy especial.

¿Qué lo impresionó en su primera visita?

Dado que nací en Aquisgrán, desde mi niñez estuve en la catedral. Ya en ese entonces me fascinaba el reluciente mosaico dorado de la cúpula central.

¿En qué estación del año es más bonito este lugar?

Para entender bien esta catedral se la debería conocer en su función original, como casa de Dios, es decir, se debería asistir a una misa con el Coro de la Catedral de Aquisgrán.

¿Qué más debería ver aquí?

Yo visitaría sin falta la Cámara del Tesoro de la catedral; algunos de los objetos allí expuestos se cuentan entre los más importantes de su época.

El recorrido abre el apetito. ¿Qué especialidad regional debería probar?

El distintivo culinario de la ciudad son sin duda las Aachener Printen (unas galletas de especias), que hay que probar cuando se visita Aquisgrán.

¿Qué otro sitio del Patrimonio de la Humanidad le gustaría visitar?

Dado que me siento muy ligado a la naturaleza, me gustaría visitar algún día los grandes parques nacionales que forman parte del Patrimonio Natural de la UNESCO. O los bosques antiguos de hayas de Alemania, Patrimonio de la Humanidad desde 2011.

Helmut Poqué

nació en Aquisgrán y ha dedicado su vida a la Iglesia Católica.

Tras sus estudios de teología se desempeñó durante años como párroco. Posteriormente fue director del Seminario Episcopal de Aquisgrán. Desde 2008 es preboste de la catedral de Aquisgrán y se encarga de los asuntos seculares de esa catedral.

 

Bingen

65 km

Coblenza

97 km

Brühl

20 km

Colonia

71 km

Aquisgrán

128 km

Essen