Ocho preguntas a…

Lothar Meyer-Mertel, gerente de turismo de la ciudad de Hildesheim

En una visita a Hildesheim, ¿qué no debería perderme?

En Hildesheim, el título de sitio del Patrimonio de la Humanidad es compartido por la catedral y la iglesia de San Miguel, y corresponde esencialmente a las pinturas del artesonado de San Miguel y los trabajos en bronce y otros metales en la catedral. Eso es algo que hay que haber visto para contarlo.

¿Qué le gusta más del lugar?

En la columna y la puerta de Bernward se puede apreciar muy bien la habilidad de los orfebres de Hildesheim. A fin de cuentas, el método utilizado para realizar tales figuras tridimensionales era en esa época un secreto traído de Oriente y muy bien guardado durante siglos. El método sorprende incluso en la actualidad, cuando uno descubre cómo funciona.

¿Tiene alguna recomendación especial?

Mi consejo sería tomarse tiempo para descubrir el secreto de la iglesia de San Miguel. Ocurre que las proporciones de esta iglesia de mil años de antigüedad obedecen a un suprasistema numérico. Especialistas suponen que la idea de armonía imperante en la antigüedad y los intervalos musicales desempeñan un papel importante. Es emocionante descubrir siempre nuevas relaciones numéricas lógicas al contar y observar las columnas, los espacios entre ellas, las series de ventanas y las proporciones de la construcción. Uno tiene la sensación de estar en un lugar particularmente armónico.

¿Qué la impresionó en su primera visita?

Hace ya muchos años, cuando era estudiante, estuve ya con frecuencia en Hildesheim. Entonces, al igual que ahora, me impresionó la colección egipcia del museo Roemer y Pelizaeus. Es una de las mayores colecciones de ese tipo en Alemania.

¿En qué estación del año es más bonito este lugar?

Una particularidad del Patrimonio de la Humanidad de Hildesheim es el rosal de 1.000 años, que crece en el patio interior de la catedral de Santa María, en el ábside oriental. Según la leyenda, en el año 815, Luis el Piadoso fundó allí, junto a ese rosal, el obispado y con ello también la ciudad. Aunque biológicamente ese rosal quizá ya no sea absolutamente el mismo de hace 1.200 años, los habitantes de Hildesheim creen firmemente que su ciudad existirá mientras él exista. Sólo florece brevemente una vez al año, preferentemente a fines de mayo y comienzos de junio.

¿Qué debería ver además aquí?

Hay que ver la antigua Plaza del Mercado. Tras los graves daños que sufrió durante la II Guerra Mundial, la plaza fue restaurada según el modelo histórico. El barrio de Godehardi, en torno a la iglesia del mismo nombre, tiene hermosos edificios en su estado original. Allí hay algunos rincones románticos que descubrir.

El recorrido abre el apetito. ¿Qué especialidad regional debería probar?

Las salchichas de Baja Sajonia también tienen adeptos en Hildesheim. Algunos locales rústicos las ofrecen como fiambre típico, como el Knochenhauer-Amtshaus, en la Plaza del Mercado. Quien prefiera algo más refinado encontrará buenas carnes de producción regional en el restaurante Nil, en el museo Roemer y Pelizaeus.

¿Qué otro sitio del Patrimonio de la Humanidad le gustaría visitar?

Dado que en mi vida profesional casi todo gira desde hace años en torno al Patrimonio de la Humanidad, ya he podido visitar casi todos los sitios que llevan ese título en Alemania. El único sitio del Patrimonio Mundial alemán que aún no he visto son los Palafitos del entorno de los Alpes. Ese sitio del Patrimonio de la Humanidad trasciende las fronteras de Alemania y abarca también lugares donde han sido hallados palafitos en Francia, Italia, Austria, Suiza y Eslovenia. Allí hay todavía mucho por descubrir.

Lothar Meyer-Mertel

nació en la ciudad de Lübeck.

Estudioso del arte, su carrera le llevó, entre otros sitios, a la ciudad de Weimar, también sitio del Patrimonio de la Humanidad. Actualmente, el profesional de las comunicaciones trabaja como gerente de turismo de Hildesheim. Una de sus múltiples tareas consiste en despertar el interés de aún más personas por el Patrimonio de la Humanidad que hay en esa ciudad.