Ocho preguntas a…

Melanie Backhausen, experta en turismo

En una visita a Goslar, ¿qué no debería perderme?

La maravillosa trilogía de nuestros lugares declarados Patrimonio de la Humanidad: el hermoso casco antiguo de la ciudad, con sus angostas callejuelas, la mina de Rammelsberg y el sistema de gestión hidráulica del Alto Harz, enclavado en un impresionante paisaje natural.

¿Qué le gusta más del lugar?

Las numerosas casas de entramado de madera bien conservadas, llenas de detalles, y las entreveradas callejuelas, en las que siempre hay algo que descubrir.

¿Tiene alguna recomendación especial?

Disfrutar de la vista del casco antiguo desde la torre norte de la iglesia del mercado.

¿Qué la impresionó en su primera visita?

La hermosa panorámica de la ciudad y la naturaleza que la rodea.

¿En qué estación del año es más bonito este lugar?

Cada estación tiene su encanto, pero mi favorito es el otoño. En esa época se puede hacer las más hermosas caminatas por los alrededores de Goslar, por ejemplo para conocer también el sistema de gestión hidráulica del Alto Harz.

¿Qué debería ver además aquí?

En tiempo de Adviento se debería ver de todas maneras el extraordinario bosque navideño de nuestro mercadillo de Navidad.

El recorrido abre el apetito. ¿Qué especialidad regional debería probar?

Mi recomendación es probar el queso del Harz con pan y manteca, acompañado de mostaza o cebollas.

¿Qué otro sitio del Patrimonio de la Humanidad le gustaría visitar?

El casco antiguo de Ratisbona.

Melanie Backhausen

nació y creció en Celle, una pequeña ciudad al noreste de Hannover.

Sus estudios de hotelería la llevaron, entre otros lugares, a Suiza y Canadá. Desde 2010 trabaja en Goslar y desde 2012 está encargada de las relaciones públicas de la ciudad en materia de turismo.