Ocho preguntas a…

Ute Lieske, vicealcaldesa primera de Eisenach

En una visita a la fortaleza de Wartburgo, ¿qué no debería perderme?

La fortaleza de Wartburgo es el emblema de Eisenach. Campea sobre la ciudad y se la puede ver desde lejos. Para obtener una impresión de la significancia histórica de la fortaleza se debería hacer sin falta una visita guiada al “Palas”, un edificio románico del siglo XII. Quien visite la fortaleza de Wartburgo con niños debería regalarles un tradicional paseo en burro.

¿Qué le gusta más del lugar?

La fortaleza de Wartburgo siempre es impresionante. Cuando se ha ascendido y se miran desde lo alto la ciudad y el Bosque de Turingia, se acentúa en mí la sensación de ligazón con el terruño. También son muy hermosas las veladas de conciertos que se realizan aquí regularmente. Al atardecer, cuando cesa el trajín cotidiano, la fortaleza irradia una atmósfera muy especial de paz y estabilidad.

¿Tiene alguna recomendación especial?

En el camino hacia la fortaleza de Wartburgo se encuentran los Corredores de Elisabeth, un sendero que honra el legado de Isabel de Turingia. Desde el siglo XIII, esta condesa de Turingia se cuenta entre los santos de la Iglesia Católica. El corredor de Elisabeth pasa también junto a los fundamentos de un hospital que la condesa erigió en su día para atender a los pobres y desposeídos.

¿Qué la impresionó en su primera visita?

En la Fortaleza de Wartburgo se siente por doquier el hálito de la historia. Ya sea que se trate de Santa Isabel de Turingia, Martín Lutero, Johann Wolfgang von Goethe o de la legendaria “guerra de los cantantes”, todos marcaron la historia alemana. Además, la Fortaleza de Wartburgo está tan bien conservada que uno se puede remontar sin dificultad a esos tiempos.

¿En qué estación del año es más bonito este lugar?

La Fortaleza de Wartburgo bien vale una visita en cualquier época del año. En época prenavideña vale la pena ver el mercadillo de Navidad, en el verano atraen las veladas organizadas en el castillo. En primavera y otoño la naturaleza circundante es muy hermosa.

¿Qué debería ver además aquí?

La pintoresca Eisenach, igualmente cargada de historia, a los pies del castillo.

El recorrido abre el apetito. ¿Qué especialidad regional debería probar?

Naturalmente, las salchichas de Turingia no pueden faltar. Pero también las albóndigas de Turingia, con especialidades de carnes de caza, son excelentes. Por la tarde sabe especialmente bien el Schmandkuchen.

¿Qué otro sitio del Patrimonio de la Humanidad le gustaría visitar?

El casco medieval de la ciudad de Brujas, en Bélgica.

Ute Lieske

nació y creció en Eisenach.

La especialista en administración ha pasado allí la mayor parte de su vida laboral. Desde 2006 hasta 2012 fue vicealcaldesa mayor de su ciudad natal, a cargo de cultura, deportes y asuntos sociales.