Ocho preguntas a…

Stefan Rhein, director de la Fundación para los Monumentos a Martín Lutero, en Sajonia-Anhalt

En una visita a los Monumentos a Martín Lutero, ¿qué no debería perderme?

No es una pregunta fácil. A los sitios del Patrimonio de la Humanidad en Wittenberg pertenecen en total cuatro edificaciones: las iglesias Stadtkirche y Schlosskirche, así como la Casa de Lutero y la Casa de Melanchton. Todas son impresionantes y por sí mismas valen la pena. Es indispensable la visita a la Iglesia del Castillo con la puerta de las tesis de Lutero. También las tumbas de Lutero y del otro reformador, Philipp Melanchton. En la Casa de Lutero, el sitio donde éste solía conducir sus famosos debates tiene un aura especial.

¿Qué le gusta más del lugar?

El casco antiguo de Wittenberg se asemeja a un museo al aire libre. Aquí vivió y creció Lutero, éstas son sus calles y los edificios que él conoció. Tal autenticidad histórica convierte a la visita a Wittenberg en una experiencia muy especial. Y no sólo a la visita: ¡yo vivo, y muy a gusto, en este lugar!

¿Tiene alguna recomendación especial?

Que visiten la Fuente de Lutero, ubicada no lejos del casco antiguo y cerca también de la ribera del Elba. En realidad se trata de un edificio histórico en la calle Dresdener Straße. En su sótano se encuentra un pozo que ya existía en tiempos de la Reforma. Como muchos otros sitios de Wittenberg, se supone que Lutero vino aquí con sus discípulos.

¿Qué lo impresionó en su primera visita?

Cuando recuerdo mi primera visita a Wittenberg, en 1990, aún me impresiona el desarrollo que ha tenido esta ciudad desde entonces. Como estudiante dediqué muchas horas a estudiar las obras del teólogo Philipp Melanchton. En 1990 pude estar por fin en la misma sala en la que él, junto con Lutero, había escrito todo aquello.

¿En qué estación del año es más bonito este lugar?

Wittenberg tiene un atractivo para cada época. Pero pienso que la ciudad es particularmente hermosa en primavera. En el patio de Lutero hay un viejo árbol de magnolias que es un placer observar, sobre todo cuando está en plena floración.

¿Qué más debería ver aquí?

No sólo Lutero y la Reforma marcan esta región. En los jardines de Dessau-Wörlitz y la Bauhaus de Dessau, muy cerca de aquí, hay otros dos sitios que son Patrimonio de la Humanidad. Y lo mejor es que se puede cubrir esta corta distancia caminando a orillas del Elba.

El recorrido abre el apetito. ¿Qué especialidad regional debería probar?

Hasta en la gastronomía está Lutero presente. Tenemos el Pan de Lutero, el Queso de Lutero, la Cerveza de Lutero, o el Vino de Lutero. La fantasía en torno al reformador casi no tiene límites. Probar un poco de todo puede transformarse en una experiencia muy especial.

¿Qué otro sitio del Patrimonio de la Humanidad le gustaría visitar?

Quisiera ir a las iglesias de la paz tanto en Świdinca y Jauer, ambas en Polonia. La Reforma dejó sus huellas no solamente en Alemania.

Stefan Rhein

se dedica desde hace muchos años a estudiar la historia y el desarrollo de la Reforma.

Desde 1998, el filólogo encabeza además la Fundación para los Monumentos a Martín Lutero, en Sajonia-Anhalt.